UN DÍA A LA VEZ - UNA MAÑANA MUY GODINEZ

by - noviembre 27, 2022

 


Unas mañanas muy Godinez 

Me pasa que a veces los días me cuestan. Me dan ganas de renunciar con un mensaje de WhatsApp, ni siquiera un correo. Un "Gracias por todo". Y volver a dormir unas horas más. 

Todas las mañanas me pregunto realmente, ¿Qué tengo que hacer que amé tanto, como para que no me pese el alma despertarme. Mientras me ducho pienso en el cómo sería mi vida, si fuese alguien más inteligente, especial, o si tan solo me ganara la lotería. 

Lo cierto es que, incluso en mis sueños en los que ganó la lotería,  me cuesta definir qué haría con mi vida. Aunque sin duda una de las respuestas que siempre me doy es: viajar por el mundo. 

Sin embargo, tengo este no sé qué, ni cómo llamarlo en el que comienzo a preocuparme por cómo ayudaré a los demás mientras me voy de viaje por el mundo. Me entra un acongoje, y sentimiento de culpa (por algo que ni siquiera a pasado) Ya que claramente yo estaré disfrutando de unas vistas preciosas mientras me siento a leer un buen libro, y conozco lugares emocionantes. 

Entonces tengo un segundo de pánico por comenzar a realizar una lista de cosas, las cuales tendría que hacer antes de poder decidir cómo llevaría mi vida si el dinero no fuese un problema. 
Trágico, ya sé.

Cosas que uno piensa mientras va en el tráfico

El otro día antes de dormir mientras lograba conciliar el sueño. Reproduje un audiolibro que seguramente muchos de ustedes humanitos conocen o no. "Decisiones que toman  las personas exitosas" de John Maxwell y lo primero con lo que el señor te bombardea es... ¿Qué es ser exitoso?.
Alguien con mucha riqueza, no.
Alguien muy feliz, no. Al parecer eso ni siquiera es éxito, después de cierto punto el dinero pierde importancia y lo que importa es el éxito. (Esto claramente lo dijo uno de los hombres más ricos del mundo).

Así que probablemente sea más fácil volverse rico que exitoso. En este momento de mi vida estoy segura de dos cosas, no me siento exitosa y honestamente mis cuentas me anuncian que estoy muy lejos si quiera de ser de la clase de personas que pueden despreocuparse por la renta. 

Todo este asunto me va rondando la cabeza hace varios días, incluso les he preguntado a varias personas, qué harían si ganaran la lotería y, al menos la mayoría parecen tener una respuesta inmediata. Muy segura. 

Después, mientras pienso en eso y el cómo a los demás les da la vida para salir a correr por la mañana, estar a tiempo en el trabajo y no colapsar en el intento, así que, pongo el aire acondicionado a tope para alejar un poco el sueño.

Me toca manejar una hora y media en el tráfico, para llegar a un trabajo que a pesar de lo mucho que se contradiga con este texto, me agrada. Me agradan la mayoría de mis compañeros. Me gustan mis actividades, al menos casi todas. Me gusta la vista de la cocina mientras me preparo un café. Y sobre todo adoro llegar unos minutos antes. Todo esta en silencio y puedo comenzar a avanzar con mis asuntos.
Claramente tengo un check de pendientes esperando a ser marcados, (Lo mío son las listas) Avanzó con el millón de cosas que tengo pendientes y con las de mayor importancia, según yo, siguiendo un método 80/20. (Cómo priorizar tus tareas con 80/20).

Sin embargo, y no se dejen embaucar por esta pilla, no siempre llego antes, ahora incluso hago tiempo para llegar a mi hora, o pasaditos los 5 minutos. 

Hace seis meses en el puesto con un jefe dinosaurio

Creo que las cosa comenzaron a cambiar hace un mes. En el que entendí que ponerme la camiseta de la empresa no sirve de nada, o al menos aún no logro sacar mi yo positivo. (Sobre todo cuando me descontaron el día por ir al médico ya que desperté con fiebre y bastante vomito. Entendí que me estuve poniendo la camiseta por una empresa o un jefe que no se pone la camiseta conmigo. Contaré esto más adelante).

La mayoría de mis actividades son administrativas. Me gusta. Control de proveedores, clientes, servicios, todo muy apegado a lo que yo estudié. Lo único que en verdad detesto, es llevar la caja chica de ingeniería.  

Muchos de los ingenieros son un real dolor de bolas, insensibles y faltos de educación que creen que tiene a su propia asistente personal esperando que llegue su correo para atenderlos. Pero ni siquiera eso me hace sentir tanto desasosiego combinado con rabia como mi jefe. Si es que al granuja se le puede considerar un jefe. 

El tipo es un nefasto. Es el típico señor que va gritando por toda la oficina y exponiendo a sus trabajadores cuando cometen un error, o, aunque no lo cometan. Le gusta exhibir a las personas. Considero
 que tiene unos métodos muy arcaicos y al sujeto definitivamente le falta tomarse un buen curso de comunicación efectiva y liderazgo en la actualidad, o dos, jubilarse y desaparecer de la tierra.  

Siempre utiliza frases como "Si no lo terminas a tiempo, yo te mato" o "Eres un inútil", “Estás enfermit@ de tu cabeza”; de las que más me molestan,  "No te entiendo, no sé de qué hablas" cuando acaba de enviarte un e-mail solicitando la información. Y la cereza del pastel “No es quién  la hizo, sino quién me la paga”.
Pero a demás de todo, resulta que el tipo es un verdadero gañán. Si algo le llega a ofender, como que no dejes tu llamada (incluso puede ser un cliente) para escuchar lo que él dice, se ofende, te deja de hablar. 

En una ocasión comenzó a gritarme frente a toda la oficina. Cabe mencionar que nadie le puso un alto al tipo. El tema del embrollo fue sobre un anticipo para un ingeniero. Un tema que uno de sus gerentes y yo ya habíamos revisado. El punto es que no dije nada, me quede callada, simplemente le dije: “Por qué tienes qué gritar por toda la oficina y no podemos hablarlo en una sala de juntas”, pues, simplemente me ignoró y siguió a lo que yo creo que él de verdad considera hace “luciéndose”. 

Ese mismo día, volvió a mi lugar gritando desde su lugar para reclamarme algo que honestamente él como líder del equipo sabe. Pudo explicar al gerente de finanzas él tema y después reunirse conmigo en su oficina para explicarme la situación, ya saben hablar las cosas, no gritarlas, no ofender. 

Me moleste mucho, le pedí que no me llamara "mi´ja" ni “Nena” a lo cual se ofendió y me llamo por mi nombre de manera bastante burlona. Al final solo le dije que sí, que le llamaría a la persona y preguntaría el dato. No pude decir más porque estaba muy molesta, iba a comenzar a gritarle, terminé por ir a llorar al baño. Le platique a mi otro jefe lo que paso, y simplemente me dijo que 
no dijera nada, que me fuera a casa y descansará. 

El lunes que volví, el tipo me hizo la ley del hielo. Literalmente me dejo de hablar. Se seguía derecho, o se cambiaba de pasillo si me veía. Enviaba correos donde me agregaba copia pidiendo que se me informará  tal situación. 
Intento culparme por varia cosas que al final mi otro jefe terminó resolviendo conmigo y no tuvo más material para molestar. Esta ley del hielo duró algo así como dos meses. Los mejores dos meses para mí. Claramente toda la empresa estaba al tanto de esto. Y nuevamente nadie hizo nada. 

En este punto cabría mencionar que acabo de cumplir los seis meses en este puesto. Solo tuve 7 días de capacitación,  y después de eso me aventaron a la guerra sin más que los únicos datos que tuve de la persona anterior, de quién por cierto ya tengo muchas evidencias de la mala praxis que tenía en el puesto. No cobrar bien. Se perdió mucho dinero. Creo que a un director general con eso le digo todo. 

En ocasiones nadie sabia explicarme lo que mi jefe me estaba solicitando, y cuando iba con él por ayuda, él simplemente respondía "No soy tu niñero. Si lo voy a hacer para qué te quiero aquí, no te pago para eso". Y claramente el tipo tenía razón, si tan solo me hubieran capacitado como lo dicta la ley, pero no. 

Así que mi manera de resolverlo, fue fingir un poco de tontera con el proveedor o el cliente en caso necesario, para ir consiguiendo esos datos, claramente no muy obvio para que no se notara tanto la falta de control que se tenía, y aún así, los clientes me comentaban el chiste que era el puesto anterior para ellos. Si le pagaba $20.00 pesos cuando se cobró un millón, él sujeto anterior en mi posición aceptaba $15.00 pesos. 

Literalmente todos los procesos (si existían, porque en realidad es algo que he ido implementando poco a poco) tuve que descubrirlos entre los clientes y proveedores. Lo que honestamente y como ventaja me llegó a crear buenos lazos con ellos. Trate de entender sus necesidades, pase horas leyendo contratos para cobrar de manera correcta. Y comencé a poner un alto a los proveedores. Aún no puedo establecer procesos del todo formales porque no hay nadie que respalde mis decisiones, o escuche mis cambios. Si servicios, que es mi área, tiene un error, o no se manejan las formas truculentas con los proveedores a las que él está acostumbrado, el director, mi supuesto jefe, seguro ira a gritar a tu lugar, exponerte frente al cliente o proveedor y con lo que únicamente consigue demostrar (algo que me da mucha curiosidad, por cierto, porque de verdad parece no darse cuenta que en realidad solo queda como un payaso fanfarrón frente ambos)… Que es un un jefe que tira al fuego a su equipo y no te respalda, que solo deja deslumbrar el poco control que tiene de su sección. 

No es capazas de decir "No te preocupes, lo revisó  con mi equipo y lo solucionamos". No, llama y no te avisa que esta con el cliente y se pone a gritar y decir "¿Qué entregaste", ¿Por qué lo entregaste". 
En serio es una pesadilla de persona, siento un poco de lastima por la empresa.
 

Me siento como en la novela de Eleanor Oliphant Is Completely Fine

Cabe mencionar que la oficina es un ambiente hostil. Todos hablan mal de todos, si pueden repartir mierda y cortar cabezas para salvar la suya, lo hacen.
Es bien sabido que nadie realizará lo política y socialmente correcto por algo o alguien más, si eso implica estar en la cuerda de los liquidados en la siguiente quincena. No al menos en este país, y estoy segura que en muchos otros tampoco. Y lo entiendo. Muchos tiene hijo, familias que mantener, gatijos como mi compañera de finanzas.
Yo tenía perrijos, pero fallecieron hace un tiempo , así que, literalmente solo tengo que cuidar de mí, alimentarme, pagar la renta, una fracción al menos. El punto es cuidar de no morir en la adultez. Y no por eso digo que no valore la entrada de dinero, claramente todo suma. Pero en la vida Godinez últimamente me pregunto, a qué costo, por salud metal, por un tiempo que no se va a recuperar.

"Nadie me había enseñado nunca la mejor manera de vivir una vida y, aunque había hecho todo lo posible durante años, simplemente no sabía cómo hacerlo mejor. Era incapaz de resolver mi propio acertijo". ELEANOR OLIPHANT ESTÁ PERFECTAMENTE

Y aún así, me cuesta no defender lo que no me parece incorrecto. 
Una vez: Lo cual honestamente me sorprendió sobre todo en la respuesta de alguien que debería velar por los intereses del personal. Entre mis múltiples actividades, me toca reportar las guardias de servicios. Simplemente le pregunté  a la persona encargada de procesarlas para pago,  por qué les manejábamos únicamente 8 horas,  si los chicos del seguimiento (algo así como un call center) Quienes por cierto simplemente me preguntaron por qué se consideraba así su pago. Y yo con mis tres meses de aprender en la guerra los procesos,  no quería dar información equivocada. 

Cabe mencionar que los chicos están dejando el alma muy seguido en el trabajo, comen muy tarde o no comen. Trabajan más de su horario y los fines de semana solo se les consideran 8 horas, equivalente a una  guardia, a lo que el encargado me respondió: "No es comentario mala onda, pero no sabía que eras portavoz de los chicos de seguimiento". 

Capacitar puede ser la solución a las fugas de dinero 


Claramente no soy el portavoz, pero en primera, no vi mal preguntar por qué se consideran así el tiempo, un tema de la ley o algo. Sobre todo si una de mis actividades es reportar su guardias. Dos, enterarme por qué lo manejan así, incluso para saber manejar una situación a futuro. Pero... después entendí que ellos están en la misma banca, no tiene un líder que los respalde. No tienen reglas claras, mucho menos una buena capacitación. 

Algo en lo que honestamente deberían comenzar a invertir, porque es un tema que esta generando perdidas. Penalizaciones con los clientes que no deberíamos tener, con errores que para algunos son básicos. Pero que no se pueden detectar a tiempo, o si, pero no se tiene una capacitación adecuada. Nuevamente, no hay procesos, no hay capacitación.

 Mi jefe, el jefe dinosaurio, también es el jefe de estos chicos. El tipo es un colmilludo qué, o les vende falsas ideas de algo, o les grita por algo que en realidad nadie les especificó, no les enseñaron procesos correctos, métodos de trabajo, nada. Entiendo que están contratando a personas con un poco de experiencia en el área, pero tienes que unirlas, mostrarles los propios procesos de la empresa, los valores, metas y objetivos desde un inicio. Ni siquiera es necesarios motivarlos, son chicos con mucha energía y ganas, solo es cuestión de capacitarlos.

Así que aquí podríamos hacer ver otra buena fuga de dinero. La no capacitación. 

Literalmente decidí cambiar de puesto porque mi empresa anterior era un pequeña empresa, y yo quería crecer. Aprender más, retos nuevos y obtener experiencia. Por muy cliché que esto parezca. Pero, no estoy segura de que este sea el tipo de ambiente en el que me pueda forjar, me preocupa adaptar malos hábitos. Me preocupa ser una mierd$ en el futuro. Una compañera toxica como el resto de la oficina.

Lo preocupante de esto es... la empresa no tiene tanto tiempo, es relativamente una empresa nueva. Y esta llena de vicios. Contrataron a gente con mucha experiencia, pero también muy viciados. Creo que todos los saben y más que velar por el bien de toda un empresa, buscan su beneficio. Que en el mundo de los negocios siempre es así. Pero, será que yo una esponja en proceso, arcilla sin moldear, ¿tengo algo qué aprender aquí?. 

Mi mamá dice que las cosas pasan por algo y tengo algo que aprender. Mi papá piensa que me gusta malgastar el tiempo y mejor debería estar invirtiéndolo en el negocio familiar. 

Mi pareja me dice que renuncié y busque algo que me guste más. Los libros de superación personal, el primer cuarto dice, "Eres un guerrera, conoce al enemigo". El segundo cuarto, dice, "Ve buscando otro lugar, huye de ahí". El tercer cuarto, dice, "Primero define, qué es el éxito para ti". Y el cuarto cuarto, dice, "Transforma, emite y lidera". 
El problema es que ninguno dice cómo. 

Siempre hay una ventana por la que puedes admirar el amanecer, y es gratis

En estos días comencé a realizar un nuevo ejercicio. Decidí ser más observadora. Y comencé a realizar una lista con todos mis compañeros del trabajo. En lugar de pensar en todas las cosas que pueden chocar conmigo, decidí anotar la cosas que puedo aprende de ellos o que admiro. Algunos me son más sencillos que otros. Otros como el jefe dinosaurio me están costando mucho trabajo. 



Danielle J. Cano
22 de noviembre 2022

You May Also Like

0 comments

WWW.BIBLIOPHILOVE.COM. Con tecnología de Blogger.

Políticas de privacidad